Las intensas lluvias, desbordes de ríos, avalanchas de lodo e inundaciones provocadas por el fenómeno climático El Niño Costero, han resultado peores en algunas zonas que hace dos décadas, afectan a más de la mitad de Perú y han dejado 72 muertos desde que comenzó el año.

Hay "lugares que tienen intensidades de lluvias mayores que las que tuvimos en los fenómenos del Niño en 1982 y 1998; es uno de los momentos más difíciles de los últimos años", declaró el sábado el primer ministro Fernando Zavala a la radio RPP.

La cifra de muertos se elevó a 72, indicó Zavala. Según datos oficiales, del lunes al viernes han fallecido 22 personas en diversas zonas a causa de los violentos aludes en la costa del Pacífico, donde vive el 60% de la población de Perú.

Lima se quedó sin agua desde hace unos días e incluso el palacio presidencial tuvo restricciones, mientras que barrios humildes en los extremos de la capital soportaron hasta 20 avalanchas de lodo y piedras en las últimas 48 horas.

El gobierno sacó a las fuerzas armadas de sus cuarteles para ayudar a la policía a mantener el orden público en las 811 ciudades declaradas en emergencia. Además trasladan por barco y helicópteros ayuda a ciudades que han quedado incomunicadas.

Los presidentes de Bolivia, Chile y Venezuela ofrecieron su apoyo al gobierno del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski.

En Caracas, el presidente venezolano Nicolás Maduro anunció que dio instrucciones a su canciller para que coordine con el gobierno de Kuczynski, con el fin de que autorice el envío a Perú de socorristas, entre otros especialistas.

"Cuando pasamos calamidades, necesidades, son los tiempos en que se ve la cara de la verdadera solidaridad", dijo Maduro en un acto de gobierno, tras comentar las dolorosas imágenes que vio de Perú, debido a las lluvias.

"Modestamente y de manera humilde, tendemos nuestros brazos al hermano pueblo del Perú que lo necesita", indicó, y prometió coordinar acciones de solidaridad conjunta por intermedio de la UNASUR y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Las lluvias han saturado casi todos los desagües de las ciudades de la zona costera del Pacífico, y el ministerio de salud comenzó a fumigar los estanques de agua formados en las calles, para evitar el surgimiento de epidemias como el dengue.

El comité multisectorial encargado del estudio nacional de El Niño Costero dijo, a principios de marzo, que las intensas e inusuales lluvias en la costa norte del Pacífico se producen por efecto de las altas temperaturas marinas.


 

DE INTERÉS

Pobreza en 2016 disminuye en comparación a 2015

Estas mejorías serían generadas por mayores condiciones de vivienda y salud, servicios…

 

 

ANUNCIO

 

 

MÁS VIDEOS