El Salvador que queda

Más allá de las percepciones que las encuestas publican sobre la gestión del Gobierno del Profesor Salvador Sánchez Cerén, la realidad objetiva, los indicadores sociales, económicos y ambientales reflejan un cambio positivo, objetivo, comprobable, y el pueblo merece que esos logros se defiendan.

Si, como dice el refrán, que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, se llegara a tener retrocesos en lo alcanzado; se activarán motivos para que opere la exigencia del pueblo; pues “lo conquistado no se entrega”, como  nos enseñaron los movimientos sindicales y populares a finales de los años 80s.

El Salvador salió de la lista de los diez países más vulnerables; pero eso tiene que ver con acciones deliberadas como la eliminación más de 800 cárcavas,  construcción de más 700 kilómetros de calles y caminos, más de doscientos puentes; la organización de un sistema de protección civil, con participación desde la comunidad y de todas las instituciones; construcción y mejora de viviendas para segmentos más necesitados; tiene que ver con la capacidad científica y técnica desarrollada por el ministerio de Medio Ambiente.

Antes hasta los pronósticos del tiempo eran motivo de burla; ahora el país cuenta con un respetable sistema de monitoreo, que es de los mejores de la región. Correr once posiciones es producto de una visión llevada a la practica, que coloca el bien común y el afán de servir como centro, gracias a ello, el país  queda con una mejor condición para avanzar.

Muchas críticas, verdaderos ataques ha tenido la reforma de salud, porque al fortalecer lo público, las derechas temen perder mercado, como puede apreciarse con la forma en que la derecha hizo retirar a la misión cubana, que realizó la mayor cantidad de recuperaciones de la vista a salvadoreños, que no pueden pagar cientos o miles de dólares a un oftalmólogo; pero  no podrán ocultar que se construyó un moderno hospital de la mujer, un nuevo hospital en La Unión, que 187 municipios cuentan con Equipos Comunitarios de Salud, la región oriental hoy cuenta con nuevo hospital del Seguro Social y se construyeron 398 nuevas unidades de salud.

Nuestro país cambió sus indicadores de salud, eliminó enfermedades, aumentó las tasas de vacunación, se convirtió en referencia para organismos internacionales como la OPS, por el cambio que la reforma produjo para atender a la población con un enfoque de prevención, y por avanzar en la reducción drástica de mortalidad materna e infantil.

Queda un sistema de salud que como todo puede mejorar especialmente la atención al paciente, pero retroceder sería un grave daño al pueblo.

En educación, se avanzó integralmente, desde la concepción de educación, ciencia y tecnología. Se introdujo computadoras a 4,639 centros educativos, se introdujo la educación inicial, se  dio gratuidad al bachillerato en los centros públicos, se estableció la universidad en línea, la gratuidad de la educación universitaria para quienes estudian en la UES y provienen de institutos nacionales; el analfabetismo está muy cerca de ser eliminado y se creó el Instituto de Formación de Maestros; además de capacitar a más de 30,000 maestros en servicio.

Se descalificó por las derechas el paquete escolar que da dignidad a todos los estudiantes, se llevó hasta el bachillerato el beneficio de tener uniformes, zapatos, cuadernos y alimentación escolar; pero este beneficio quiera Dios que no se atrevan a quitárselo al pueblo.

Es en esta década que vieron la luz las leyes, las instituciones y las políticas que protegen a las mujeres y los jóvenes: Ciudad Mujer, INJUVE y los tribunales emanados de legislación que  sanciona la violencia contra la  mujer; pero que sin una atención a ellas para cobrar conciencia de que son sujetas de derecho poco servirían. Para ello ha servido una institucionalidad, que en los gobiernos del FMLN se crearon y fortalecieron. Ciudad Mujer, es un modelo que otros países buscan utilizar como estrategia para empoderamiento de las mujeres.

Será preciso en otros artículos, referirnos a otros cambios que están a la vista, que incluso quienes se sirven de ellos a veces se hacen los ignorantes de lo que representa para sus propias vidas, pero vuelvo a recordar que si un día se pierde o transforma para excluir, entonces serán revalorados.

Muchos programas entre ellos, Casa Joven, la Banca Mujer, el programa Yo Cambio, la nueva CONAMYPE con su política de apoyo al emprendimiento representa oportunidades que no existieron antes, y como muchos otros aspectos que no caben en un artículo, representan los hechos objetivos, visibles, comprobables de El Cambio realizado.

El país abre un nuevo periodo presidencial. Por bien del pueblo los logros que se convierten en derechos ganados, deben mantenerse y como dijo el Presidente Sánchez Cerén, verse multiplicados.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS